Saltar al contenido

Carla Bataller Estruch

Traductore

Carla Bataller Estruch es traductore de día y editore de noche. Desde 2017 traduce ciencia ficción, fantasía y terror y, de vez en cuando, algún libro realista o de ensayo. Ha traducido obras como Binti, de Nnedi Okorafor; Sistemas críticos, de Martha Wells, y Trazos de sangre, de Poppy Z. Brite, entre otros. También se dedica a la traducción audiovisual y a veces incluso traduce rol.

Se dedica al activismo editorial desde hace años y participa en distintas iniciativas de visibilización de autoras, como La Nave Invisible y #LeoAutorasOct. Además, en 2019 entró a formar parte del equipo editorial de Crononauta, donde colabora editando libros de género con perspectiva de género.

Redes sociales:

Puedes seguirle en Twitter e Instagram (@trad_carbaes) o visitar su blog Fábulas estelares.

Ha trabajado con Duermevela en:

Ilustración en tonos morados que incluye detalles clave de la trama del libro. El título está enmarcado por dos dragones sinuosos entrelazados, y sobre ellos siete pequeños huevos azul celeste. En la parte inferior encontramos sendos camafeos con los retratos de ambos protagonistas que se miran uno al otro. A la izquierda Zacharias, de piel negra y vestido con traje, y a la derecha Prunella, de piel morena y pelo oscuro recogido. Entre ambos, un colgante y una gota de sangre.

El hechicero de la Corona

Cubierta de Las mareas negras del cielo en la que se muestra a Akeha flotando sobre una nube en posición de loto, rodeada por nubes de colores, en el suelo un paisaje verde por el que fluye un río rojo sangre

Las mareas negras del cielo

Cubierta de Los hilos rojos de la fortuna en la que se muestra a Mokoya sobre un naga con las alas desplegadas

Los hilos rojos de la fortuna

El descenso de los monstruos

En el centro de la imagen aparece la protectora, Sanao Hekate, sentada mirando al frente, con expresión serena. Viste ropa lujosa en tonos dorados y una corona que recuerda al fuego. Lleva en las manos una peonía. Tras ella se aprecian los tejados de un palacio de arquitectura oriental, y adornos de peonías gigantes rojas. Tras los tejados se ve una noche negra y nublada.

El ascenso a lo divino